Una segunda opinion

A veces no sabemos lo que nos acurre, a veces no entendemos muy bien qué es lo que tenemos, lo que si sabemos es que algo no anda bien, algo no funciona correctamente, algo nos duele y no tiene por qué hacerlo, nada puede haber peor que vivir con dolor. Tras la visita al médico escuchamos con asombro cómo se nos dice que no tenemos nada, que no hay ninguna patología, que los síntomas que describimos no están documentados, que no hay un nombre para el mal que estamos padeciendo en este momento.

Es entonces cuando decidimos buscar una segunda opinión, otro especialista que nos diga por que nos duele y qué hacer para poder  remediarlo. La solución la tenemos muy cerca de casa, la tenemos en la clínica valdepenasfisiosalud. El equipo que trabaja aquí está altamente cualificado para poder solucionar los dolores d cualquier parte de tu cuerpo, tras unas sesiones puedes notar la diferencia, puedes darte cuenta de que lo que hacen lo hacen bien y eso consigue que te encuentres mejor.

Los dolores musculares son muy malos, desesperan a cualquiera, no podemos controlar el dolor, ni aun medicándonos con lo que nos prescribe el doctor, hay casos que no así se solucionan, es por esto que muchos confiamos en las manos expertas de los fisioterapeutas que solo con imponerte las manos te hacen sentir mejor, y tras un buen masaje consiguen que los dolores sean menos intensos, más suaves, más llevaderos. Claro, Roma no se conquistó en dos días por lo que no vamos a esperar milagros en la primera sesión, pero tras la segunda o la tercera de ser necesaria, podremos observar el cambio, los dolores son más tenues, menos dolorosos, mas normalizados, no nos quitan el sueño y sobre todo nos permiten hacer una vida medianamente normal. Un dolor penetrante, intermitente, intenso, ocasiona muchos problemas, de él se derivan los problemas en el ánimo, en la autoestima, en el buen humor, con un dolor agresivo se pierden la capacidad de sonreír y de ser feliz. Así que para evitar que un dolor nos quite media vida, para evitar que un simple dolor de espalda o de hombro o una tensión en los lumbares o una molesta tendinitis nos fastidien la existencia, procuraremos acudir a la clínica de fisioterapia para que nos puedan solucionar el problema antes de que vaya a mas y el dolor sea peor.