Perder el coche para ganar

Desde pequeña escuchaba la siguiente frase “a veces perdiendo también se gana”, la verdad es que no lo entendía, y me quedé con la duda, pero con el tiempo fui comprendiendo el sentido de aquella afirmación que me sonaba tan contradictoria, pues o pierdes o ganas, pero que simultáneamente te sucedieran ambas cosas parece imposible.

Esta lógica se usa mucho en el arte de negociar, en el cual si te pones intransigente en una posición, es posible que no logres ningún objetivo, por ello hay que dialogar y discutir pero con la disposición de ceder de vez en cuando, para que la negociación fluya y no se estanque. Por supuesto, la otra parte también debe tener la misma actitud, porque no se trata de que una se aproveche de la otra.

En fin, tal vez sin darnos cuenta es algo que hemos aplicado un sinfín de veces a lo largo de nuestras vidas, con nuestros padres, relaciones sentimentales, con nuestros hijos, vecinos, trabajadores, jefes, honestamente, parece más bien un punto en común que debemos mantener para lograr convivir y evitar múltiples conflictos.

Aquí particularmente pretendo exponer la conveniencia de salir de un coche en muy mal estado, pero bajo una modalidad que te permita ganar algo, además de hacerlo de la manera menos traumática posible.

La alternativa ideal a mi parecer es a través de desguaces, si se especializan en el servicio de dar de baja a los coches, un tanto mejor, como ocurre con el sitio web cochesparadesguace, y esto es recomendable por diversas razones:

  • El usuario no tiene que estar investigando lo que debe tramitar para sacar de circulación el vehículo, tan solo debe autorizar al establecimiento y ellos gestionarán todo, lo que quiere decir que no solo se ahorra la búsqueda de información sino que también se quita de encima las diversas actividades requeridas.
  • Todo es legal, una vez completados los pasos exigidos por la Dirección General de Tráfico para dar de baja al automóvil, emiten un certificado que es consignado al expropietario del mismo.
  • Ellos se encargan de recoger el vehículo, esto no suele acarrear un gasto adicional, de todos modos es importante exponer con precisión la ubicación del coche y su respectiva condición, para que indiquen si tendrá un coste o no.
  • Se realiza una tasación del vehículo y el dueño recibe un dinero, muchas veces se obtiene mucho más de lo que se aspiraba.

Como puede ver, ahora comprenderá mi punto de que perdiendo ese coche malo, igual se puede ganar.