Frene el descuido

En cuanto a frenos, parte importante es el líquido de frenos. Este fluido hidráulico permite que la fuerza que se ejerce en el pedal se transmita a los cilindros que trabajan sobre las ruedas. No es un lubricante exclusivo para coches, también los hay para motos, camiones e incluso algunas bicicletas avanzadas los usan.

El sistema de frenos es vital para que, tanto el conductor del vehículo como sus acompañantes y transeúntes permanezcan seguros. Estos fluidos son clasificados en livianos, pesados y extra pesados, siendo los más utilizados estos dos últimos, ello se debe a que los fabricantes recomiendan utilizarlos por su viscosidad, lo que es muy favorable por las velocidades que desarrollan los vehículos.

Características del líquido para frenos y recomendaciones para su uso

  • Es altamente corrosivo, sin embargo, no debe oxidar o corroer los metales.
  • Soportan temperaturas muy extremas.
  • No debe quedarse atascado en las gomas.
  • No lo diluya nunca con agua.
  • No reutilice el líquido viejo y tenga cuidado al desecharlo.
  • Verifique periódicamente su nivel.
  • Siga las instrucciones de uso y recomendaciones del fabricante, en cuanto al tipo de líquido y el tiempo de cambio.

El punto de ebullición es uno de los factores a tener siempre presente. Mientras el calor que se genere sea más alto, más fácil alcanzará dicho punto, si lo sobrepasa las burbujas que se forman disminuirán la frenada. Siempre que el tambor o las  patillas de frenado se reemplacen, es aconsejable que realice también el cambio de fluido, o cada cierto kilometraje en caso de que aún no cambien las piezas antes mencionadas.

De esta manera, se dará seguridad al conductor haciendo la frenada más efectiva. Las pastillas suelen dar señales de desgaste desde los 30.000 kilómetros, aproximadamente; también depende de qué material estén hechas y el estilo de conducción al que son sometidas. Sin embargo, es común que las pastillas delanteras se desgasten más rápido que las traseras, independientemente de su material.

Es apropiado que se mantengan en buen estado, conducir cuando se tienen desgastadas en exceso deteriora los discos de freno y las hace más propensas a fracturas y deformaciones. Si estas recomendaciones le han llegado tarde, no se preocupe, puede cuidar su presupuesto y obtener buenos resultados con los desguaces.

A través de un directorio como http://www.telefonosdedesguaces.es tendrá la información de contacto de diferentes empresas del rubro, incluso las hay especializadas según el tipo de vehículo. Estos les ofrecen precios por debajo del mercado convencional, garantía de que lleva una pieza de calidad y puede ubicarlos en cualquier parte del territorio nacional.